4 jul. 2015

Burbuja Inmobiliaria

     Tengo que cruzarlo de nuevo. Siempre que puedo busco desviar mi camino pero es inútil, al final termino volviendo. Me alegra saber que por lo menos le está jugando el tiempo encima: de a poco se le despega el dibujo. Tal vez aún viva el tiempo que dure hasta verlo desaparecer, pero su desagradable lienzo siempre va a estar ahí. Y todo para cruzarlo, pasar bajo las luces que están ahí, sólo para iluminarle. Todo para volver a mi casa y recordarme que soy otra de sus víctimas, creyendo estar vestido.


     Basado en una fotografía participante de un concurso cuyo autor/a olvidé y no puedo encontrar.


Ésta no es la foto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario